Aventuras de una bruja y su escoba

Aventuras de una bruja y su escoba

La escoba es un símbolo que –lejos de esclavizarnos- nos libera. Para la Wicca, la escoba es el símbolo de la femineidad por la similitud de su forma con el útero. De esta manera, su uso habla del empoderamiento femenino, de tomar control sobre el hecho de ser mujer y hacerte cargo de ti y de tu vida. Para el mundo occidental, es la manera en la que la bruja se desplaza; no hay teleporter, ni ubicuidad: la bruja real viaja.

Bruja sin escoba, no es bruja

Desde esta perspectiva, bruja sin escoba, no es bruja; y menos cuando se es una bruja “pata caliente” como yo. Resulta que hay dos cosas que me encantan en la vida: viajar y comer (bueno, hay más pero no vienen al caso) y me jacto al decir lo mucho que conozco a mi Venezuela querida. Gracias a Dios, tuve la dicha de nacer y crecer en una familia que está regada en los cuatro puntos cardinales del país y desde pequeña he rodado por nuestras carreteras conociendo más de lo mágicos que somos como venezolanos.

Primero conocí mi país. Ahora pretendo conocer el resto del mundo una escoba a la vez.

Aquí pretendo compartir contigo esos secretos guardados de Venezuela. A veces viajo en grupo, a veces sólo con mi Kayi Margarita Murcielaguita pero siempre me detengo a curiosear lo que me encuentro en el camino. Así que podremos conversar desde artesanía y fiestas populares, pasando por tradiciones y mañas de cada gentilicio, hasta geografía, turismo y gastronomía. Eso sí, así como soy yo: llana, sin pretensiones. No quito que de vez en cuando nos aloje algún reconocido hotel o nos reciba el restaurant de moda de cualquier ciudad pero, además de eso –y más importante para mí- te llevaré a conocer lo que hace la gente del lugar, dónde van a divertirse, dónde comen los ciudadanos de este país.

Quiero dejar claro que no soy turista, ni hago una guía turística. En cambio, defiendo esa filosofía de que necesitamos más exploradores que turistas. Así que eso pretendo hacer: agarro mi escoba y vuelo a explorar el mundo y a relatárselo a quien me quiera leer.

Entradas Recomendadas

No hay comentarios. ¡Deja el tuyo aquí!


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *